Curcuma

Conocimientos previos:

La cúrcuma (también llamada tulipán siamés o tailandés) pertenece a la familia exótica de las Zingiberaceae. Es originario de Tailandia, pero también se encuentra en India, Malasia y Pakistán. La cúrcuma se cultiva allí desde hace más de 5000 años. Inicialmente, la raíz sólo se utilizaba para colorear la ropa, pero sólo más tarde la gente descubrió el sabor especial y el efecto medicinal y de limpieza en todo el cuerpo.
Este hermoso miembro de la familia del jengibre es probablemente más conocido por su color amarillo brillante, la curcumina, que se utiliza ampliamente en los alimentos. El rizoma de algunas variedades es comestible y conocido en el mundo culinario como Curcuma Longa, Kurkum o cúrcuma. Se utiliza para aromatizar y colorear alimentos. Nuestra cúrcuma, sin embargo, es una planta ornamental que desafortunadamente no produce esta hierba, pero la facilidad de cuidado y la atmósfera tranquilizante de la selva que esta planta causa compensan esa falta.

Con la majestuosa cúrcuma usted puede traer los trópicos a su casa. Con sus grandes flores extravagantes y sus largas hojas, le da a su interior un aspecto exótico.

2016-06-07-PHOTO-00000335.jpg
curcuma bloem.jpg
DSC_1991b.jpg

Consejos para su cuidado:

1. Colocar en un lugar soleado:

La cúrcuma es un verdadero adorador del sol y por lo tanto prefiere un lugar con mucha luz solar. Un marco de ventana, por ejemplo, es un gran lugar para la cúrcuma. Si está por encima de los 15 °C, la cúrcuma también puede colocarse en el exterior.

2. Mantenga la humedad en el suelo, no debe secarse:

La cúrcuma proviene de la selva tropical y por lo tanto está acostumbrada a mucha agua. De hecho, ella prefiere la tierra húmeda para macetas. En general, es suficiente regar dos veces por semana. Asegúrate de que no haya agua en el fondo de la maceta, las raíces de la cúrcuma se pudrirán si se dejan en el agua durante mucho tiempo.

3. Las flores:

Si hay suficiente luz, agua y nutrición, la flor seguirá floreciendo durante unas 3 semanas. Cuando la flor haya terminado de florecer, córtela lo más bajo posible por encima del suelo para que la planta pueda poner toda su energía en una nueva flor. Una cúrcuma puede dar de 2 a 5 flores nuevas para que puedas disfrutarlas durante mucho tiempo. Su planta ornamental Cúrcuma no es apta para el consumo. Para cocinar con cúrcuma se utilizan variedades especialmente cultivadas.